10

consejos para comenzar el año

comiendo de forma correcta

Iniciamos el año con nuevos propósitos y uno muy común es querer bajar de peso; pero te invito que este año este propósito sea diferente, que lo orientes a cambiar hábitos alimenticios durante todo el año y que sea un cambio permanente para ti y toda tu familia.

Es importante que nuestra alimentación diaria y en cada tiempo de comida cumpla con las siguientes características para considerarse correcta:

  • Completa. Que incluya al menos un alimento de los tres grupos en las comidas principales: frutas y verduras, cereales y tubérculos, alimentos de origen animal y leguminosas.
  • Equilibrada. Debe favorecer siempre la salud sin excesos ni deficiencias.
  • Variada. Es clave evitar la monotonía, esto permite la preparación de diferentes platillos variando los métodos de cocción.
  • Suficiente. Debe cubrir las necesidades de la persona según la edad, sexo, estatura, la actividad física que se realiza y su estado general de salud.
  • Adecuada. Que sea acorde a la cultura, gustos, tradiciones y costumbres.
  • Equilibrada. La proporción y porción de los nutrimentos de la dieta debe favorecer siempre la salud.
  • Inocua. Siempre cuida la higiene de los alimentos para evitar riesgos a la salud.
  • Teniendo presente estas características básicas en nuestra alimentación te daré 10 consejos prácticos para lograr tu propósito.

1.- Comienza ahora y realiza los cambios gradualmente

Es mejor hacerlo poco a poco que hacerlos de repente. Para lograr un cambio de hábito es necesario hacerlo durante 21 días constantes.

2.- Establece horarios de alimentación;

Lo ideal es hacer tres comidas principales y dos colaciones. Esto te ayudará a mantener un peso saludable, controlar la ansiedad y acelerar tu metabolismo. Trata de evitar los ayunos prolongados.

3.  Hidrátate

Es fundamental para vivir. La mejor opción es beber agua natural, evita el consumo de bebidas azucaradas, aguas frescas endulzadas con azúcar, así como jugos naturales o artificiales. Si vives en un lugar donde hace calor y/o haces deporte; es importante que te hidrates constantemente.

4.- Date el tiempo

para preparar y masticar despacio tus alimentos; se recomiendan 30 minutos para ingerirlos; eso te permitirá sentir saciedad.

5.- Prepara tus alimentos

con la menor cantidad posible de grasas, azúcar y sal, tomando en cuenta lo siguiente:

  • Elige aceites vegetales (girasol, soya, oliva, canola) en lugar de manteca, mantequilla o margarina.
  • Cocina con poca sal y con especias; evita colocar el salero en la mesa.
  • No pongas azúcar en la mesa y modera el consumo de productos que la contengan en exceso como: caramelos, mermeladas, refrescos, jarabes, pasteles, etc.

6.- La mejor forma de preparar los alimentos

A la plancha, al horno, a la parrilla, hervidos o al vapor; evita lo frito, empanizado y/o capeado.

7.- Nunca deben faltar las frutas y verduras de temporada

Prefiere consumirlas con cáscara y crudas te proporcionarán una importante cantidad fibra. Recuerda, ¡las frutas y verduras se mastican, no se beben!

8.- Piensa siempre el tamaño de las porciones.

Buenos aliados pueden ser el plato (21 cm) y el vaso (240 ml) donde consumes tus alimentos. Un tamaño adecuado te permitirá comer lo que necesitas sin excesos. Visita a tu nutriólogo, quien diseñara tu plan de alimentación y sabrás tus porciones al día.

9.- Busca siempre las alternativas más saludables

  • Si te gusta comer carne, elige carnes magras y pollo sin piel.
  • Elige pan y arroz integrales en lugar de pan blanco o el arroz común.
  • Prefiere las tortillas de maíz a las de harina.

10.- La alimentación y el ejercicio van de la mano

Recuerda que es importante realizar 150 minutos de actividad física a la semana.

Estos son algunos ejemplos de alternativas saludables para cuidar tu alimentación.

Recuerda que una buena alimentación es la base para tener un óptimo estado de salud.