Mtra. Marybel Yáñez

Especialista en Nutrición: Materno-Infantil, Especialidad en Obesidad, Diplomado en Naturopatía y Health Marketing

Durante el embarazo, el bebé se alimenta directamente de los nutrimentos que la madre le proporciona de lo que ingiere de comida y de sus mismas reservas. El nacimiento representa un paso brusco de la nutrición de la placenta a la alimentación con la leche materna. Para que se realice con normalidad este proceso de adaptación al metabolismo y nutrición exterior, el aparato digestivo debe sufrir un proceso madurativo en los primeros meses de vida que le capacite para adaptarse progresivamente al tipo de alimentación variada que llevará como niño y adulto en toda su vida.
El conocimiento de estas distintas etapas evolutivas es imprescindible para establecer correctamente el esquema de alimentación del primer año de vida.

Primera Etapa: LACTANCIA EXCLUSIVA (0 a 4 o 6 meses)

La leche materna es el único alimento que debemos dar a nuestros bebés sanos. Sólo en el caso de que la leche no cubra sus necesidades nutricias o por intolerancias o reflujo, la leche materna se sustituye por leche de fórmula especial para cada caso.

Segunda etapa: ABLACTACIÓN (4 o 6 a 12 meses)

La ablactación es la introducción de alimentos no lácteos que se proporcionan al bebé, cuando sus necesidades nutricionales son mayores que las que puede brindarle la leche materna o las leches de fórmula. Conforme va pasando el tiempo, el bebé va adquiriendo mayor madurez intestinal, y es por ello, que las texturas (papillas, semisólidos, sólidos) y tipos alimentos van cambiando (comenzando con verduras hasta quesos o embutidos).

¿Cuándo debo comenzar la ablactación?

Si el bebé nació antes de los nueve meses y:

  • A. No ha recuperado su peso ideal, debe comenzar la ablactación a los 4 meses.
  • B. Ha recuperado su peso ideal, debe comenzar la ablactación a los 6 meses.

Si el bebé nació con bajo peso (menos de 2,500kg) y:

  • A. No ha recuperado su peso ideal, debe comenzar la ablactación a los 4 meses.
  • B. Ha recuperado su peso ideal, debe comenzar la ablactación a los 6 meses.

Si el bebé nació a término (a los 9meses), nació de buen peso, y tiene un crecimiento correcto: la ablactación se inicia a los 6 meses.

Si el bebé nació a término (a los 9meses), nació de buen peso, pero ha bajado mucho de peso (de forma muy significativa): la ablactación se inicia a los 4 meses.

¿Por qué debo comenzar a los 4 o 6 meses?

La razón de dar alimento a los cuatro meses radica en que el bebé necesita nutrir a un cuerpo muy pequeño y débil y, lo que toma de la leche le está siendo insuficiente por lo que requiere de más aporte de calorías y nutrimentos.

Por otro lado, la razón de dar a los 6 meses es porque su crecimiento está normal, pero la leche deja de aportarle los nutrimentos necesarios.

Comenzar a ablactar antes de tiempo puede ser tan perjudicial como después de tiempo. Iniciar antes, puede provocar obesidad infantil e iniciar tardíamente, puede ocasionar una desnutrición. Si consideras la regla anterior será más fácil que la ablactación sea un éxito

Qué sí y qué no al iniciar la ablactación

Endulzar o salar los alimentos

  1. En el bebé lo único que deseamos en el primer año, es que conozca a los alimentos tal cual son.
  2. Los hábitos que formemos en el primer año de vida serán para siempre, pues de eso dependerán los sabores que más le agradarán de adulto. Es decir, si le damos refrescos de cola en la mamila, de adultos preferirán este tipo de alimentos e inclusive todos los que relacione con azúcar.
  3. Dar alimentos que pueden ocasionar alergias: los alimentos que se deben dar hasta el año son: chocolate, fresas, pescados y mariscos, miel, nueces, jitomate crudo, jugos de cítricos.
  4. Dar frutas antes que verduras: la idea es comenzar con alimentos naturales, pero entre ellos, existen los que tienen mucha azúcar por sí solos, así que lo mejor es comenzar con verduras e ir introduciendo las frutas paulatinamente en el mismo mes que comienzas con las verduras.
  5. La ablactación se inicia con alimentos semilíquidos, blandos y finalmente sólidos. Los dientitos salen hasta después de los seis meses de edad, de ahí que debemos comenzar con alimentos sólidos hasta esta etapa (varía en cada bebé).
  6. La cantidad depende de cada bebé (edad, peso, talla), y es él quien te irá guiando porque ellos tienen muy claro la señal de “saciedad”. Conforme va creciendo, las cantidades irán aumentando.
  7. Cuando inicias la ablactación, las tomas de comida al día son tres: desayuno, comida y cena, y sólo probadas, pero al mes de haber comenzado el bebé comenzará a aceptar más veces al día de tal manera que deberás ofrecerle papillas cinco veces al día (desayuno, colación, comida, colación y cena). Es importante que cuando ofrezcas leche materna o de fórmula, la papilla que le toque debe estar en pequeñas cantidades. Poco a poco irá comiendo más hasta llegar al año de edad donde coma cinco veces al día y además sus tres leches o 21 onzas de leche al día.
  8. Debes comenzar dándole probadas durante todo el día. Si es la primera vez que le das cierto alimento, es recomendable que se lo sigas dando durante todo el día y tres días más para ver cómo reaccionó. Si no presenta ronchas, comezón o malestar, entonces es un alimento seguro para él.
Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario