Actitud asertiva Indispensable

para el autocuidado

Mtro René Emir Buenfil Viera / Psicólogo / Colaborador de la Asociación Mexicana de Diabetes del Sureste, A.C / Céd Prof: 5759352

Ante el diagnóstico de diabetes empieza el camino hacia la aceptación de la condición, este camino se llama duelo. Pasa por las etapas de shock inicial, negación, ira, negociación, depresión y aceptación. El asunto central que afecta la comunicación familiar es que este “camino” a la aceptación lo vive cada integrante del núcleo familiar a su manera; por ejemplo, una esposa que ya está en aceptación puede querer apurar a su esposo, que apenas está en negación de su condición, para que la acepte y así crear una mala interpretación de la situación. Lo ideal es entender la situación y respetar los tiempos de duelo de cada integrante de la familia.

Muchas veces los familiares de la persona que vive con diabetes se comportan como “policías” o “gendarmes” presionando a la persona con su autocuidado (toma de medicinas, alimentación, ejercicio, etc.), exigiendo perfección absoluta. En ocasiones, de manera errónea, se emiten prejuicios hirientes mediante preguntas como:

“¿por qué eres tan descuidada?, ¿te quieres morir?, ¿acaso no entiendes?”.

Dichas conductas, aunque tienen un trasfondo con buena intención por parte de los familiares, suelen provocar culpa y añadir una angustia para las personas que viven con diabetes y se enfrentan al reto de mantener niveles adecuados de glucosa. En lugar de cumplir su objetivo de promover el autocuidado, suele causar el efecto contrario, lo dificulta.

Este es el escenario familiar frecuente que me comparten las personas en las consultas psicológicas.

El poder de las conversaciones asertivas

Ante este caótico y común escenario uno de los objetivos psicoterapéuticos es la comunicación asertiva. La estabilidad emocional familiar es indispensable para la adherencia al tratamiento de la diabetes, las redes de apoyo social son el ingrediente esencial que sostiene el autocuidado.

Si eres vives con diabetes, permítete expresar con más claridad tus sentimientos con tus familiares, para eso tienes que admitir que necesitas su apoyo y reflexionar sobre tu comportamiento. Permite que se acerquen y te contribuyan con su “granito de arena” para mantenerte saludable.

Las recomendaciones son:

  • Diseñar espacios para tener conversaciones donde se dejen atrás malos tratos, prejuicios y malos entendidos.

 

  • Colaborar en equipo para crear actitudes positivas, esto les facilitará encontrar soluciones y dejar atrás los pretextos.

 

  • Realizar actividades de recreación, actividades físicas, además de ser benéfico para la salud, mantendrá despejadas sus mentes y les permitirá fortalecer los vínculos familiares.

¡Ánimo! En familia siempre es más sencillo.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario