Aprendiendo a vivir con mi DT1

Dra Abril Arellano Llamas / Endocrinóloga pediatra en el Centro Médico Nacional “La Raza”,CDMX / Céd Prof: 8404310

La Diabetes tipo 1 (DT1) es una condición en la que se no se regula la cantidad de glucosa (azúcar) en la sangre.

La glucosa es la energía que usa nuestro cuerpo para funcionar; esta se obtiene de los alimentos y debe entrar a las células para que sea aprovechada correctamente, para lograrlo debe aabrir una “compuerta” con la “llave” especial, la insulina.

Algunas células no sobreviven sin glucosa como las del cerebro por eso es necesario mantener la glucosa en la sangre (glucemia) entre 70 y 180mg/dL todo el tiempo (rango meta). Otras células pueden sobrevivir un tiempo sin glucosa, pero generan cetonas que al acumularse provocan cetoacidosis.

El tratamiento de la DT1 incluye la medición frecuente de la glucemia (6 a 10 veces al día o medición continua de la glucosa) y la aplicación de la insulina (con jeringas o bombas de infusión).

El páncreas es la “fábrica” de la insulina y la libera según la cantidad de glucosa que hay en cada instante en la sangre. Por ello, el páncreas mide continuamente la glucemia para determinar la cantidad de insulina que libera a la sangre. Cuando una persona pierde estas funciones, la glucosa se acumula en la sangre (hiperglucemia).

Desde 1993 sabemos que mantener una cantidad de glucosa (glucemia) en rango estable la mayor parte del tiempo, disminuye las complicaciones de la diabetes.

El tratamiento integral de la DT1 incluye: 

  1. Alimentación
  2. Uso de la insulina según la glucemia y la cantidad de glucosa que se va a consumir
  3. Ajuste del tratamiento en situaciones especiales 
  4. Entender completamente la función del páncreas (que ya no sucede) para mantener el control glucémico 
  5. El manejo de la sobrecarga emocional

Alimentación

La alimentación se basa en el plato del buen comer. En nuestro país, se cuenta con el Sistema Mexicano de Equivalentes que divide a los alimentos en siete grupos y describe cuánta glucosa tiene una ración de cada grupo. Los grupos de alimentos incluyen: leche (12 gramos), fruta (15 gramos), cereales (15 gramos), leguminosas (20 gramos), verdura (4 gramos), grasa y el de productos animales (0 gramos).

Cada paciente tiene una capacidad de utilizar los  diferentes alimentos de acuerdo con sus necesidades, necesita poner especial atención en su ingesta de hidratos de carbono, para saber la dosis de insulina que debe administrase (relación insulina carbohidratos [RIC]), es decir, la cantidad de gramos de carbohidratos que una unidad de insulina metabolizará.

El RIC varía entre personas y cambia a diferentes edades; debe establecerse con el equipo de atención y se debe utilizar para ajustar la dosis de insulina según los alimentos que se consumen.

Ejercicio y días de enfermedad

El ejercicio mejora la respuesta al efecto de la insulina, por lo que hay peligro de una hipoglucemia.  Cuando se realiza ejercicio se debe de ajustar su tratamiento.

Otra situación especial es el estrés de una enfermedad (desde una muela picada hasta una apendicitis), el cuerpo responde “menos” a la insulina y puede presentarse una hiperglucemia (azúcar alta en sangre), por lo que se necesitará más insulina para permanecer en niveles menores a 200mg/dL y evitar desarrollar cetoacidosis.

Manejo del agotamiento emocional

La toma de tantas decisiones diariamente puede ser extenuante. Se reconoce que las personas que viven con DT1 presentan más frecuentemente ansiedad, depresión y alteraciones alimentarias. Se recomienda incluir la ayuda de un psicólogo en el tratamiento integral.

Los hábitos saludables.

Los hábitos saludables incluyen alimentación saludable, ejercicio y dormir sanamente. En el caso de las personas que viven con Diabetes tipo 1, los hábitos de vida saludable mejoran el control de la condicón. Algunos tips para lograrlos:

Alimentación: comer frutas y verduras de temporada, cuidar las porciones y llevar horarios fijos para comerlos

  • Ejercicio: en casa hacer labores domésticas, subir y bajar la escalera media hora, saltar la cuerda; fuera de casa, usar las escaleras, salir a pasear, o caminar en el parque
  • Sueño: evitar pantallas y estimulantes antes de dormir. Las personas que viven con DT1 deben medir la glucemia en las madrugadas; en la familia, se sugieren turnos para hacerlo. Existe esperanza de que los nuevos sistemas de manejo como bombas de insulina logren mejorar este aspecto

En resumen, la pérdida de la función del páncreas requiere que midamos la glucosa en la sangre frecuentemente (automonitoreo), apliquemos insulina, manejemos las glucemias altas y bajas para permanecer la mayor parte del tiempo en el rango meta.

Este manejo requiere un entrenamiento intenso, la guía de expertos, y el acompañamiento del equipo de salud mental. Contar con esto nos dará una vida más sana y alejada de las complicaciones.

Referencias:

Pérez Lizaur AB, Palacios Gonzalez B, Castro Becerra AL, Flores Galicia I. Sistema mexicano de alimentos equivalentes. Cuarta. México: Fomento de nutrición y salud; 2014.

Kovatchev B. The artificial pancreas in 2017: The year of transition from research to clinical practice. Nat Rev Endocrinol. 2018 Feb;14(2):74–6.

Nathan DM, DCCT/EDIC Research Group. The diabetes control and complications trial/epidemiology of diabetes interventions and complications study at 30 years: overview. Diabetes Care. 2014;37(1):9–16.

Acharjee S, Ghosh B, Al-Dhubiab BE, Nair AB. Understanding type 1 diabetes: etiology and models. Can J Diabetes. 2013 Aug;37(4):269–76.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario