Baja de peso sin dejar de ser feliz

LN ED Adriana Morales Jaramillo

Dpto. Comunicación de la Asociación Mexicana de Diabetes en Jalisco, A.C

Siete de cada 10 adultos viven con sobrepeso u obesidad. Cada día que pasa existen más y más personas siguiendo dietas, algo a su vez contradictorio, ya que, nunca, en la historia de la humanidad se había conocido la cifra aproximada de personas con sobrepeso y obesidad.

E

ntonces nos preguntamos si acaso no lo estamos haciendo bien, o las dietas no funcionan. Según el Instituto Nacional de Salud Pública, en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 (ENSANUT), casi 75% de la población adulta está en niveles de sobrepeso u obesidad.

P

restando mucha atención a las anteriores preguntas, yo creo que no hacemos bien las cosas, y también el planteamiento de las “dietas” que nos proponen está equivocado, ya que, si bien no logran sacar dinero de nuestro bolsillo, pueden ser perjudiciales para salud. Debemos prestar mucha atención en lo que leemos, compramos y consumimos; y sobre todo saber quién lo recomienda.

H

Haz un alto y pensemos lo siguiente: ningún remedio, dieta o producto debe llevarte a pensar que no importa enfermar para adelgazar, porque cualquier dieta que elimine más de un grupo de alimentos o macronutrientes necesarios para el cuerpo, puede clasificarse como una dieta “detox”, desintoxicante, pero no se debería seguir más de cinco días, y siempre supervisados por un especialista, en este caso un nutriólogo.   

ESTO ES LO QUE DEBES TENER EN CUENTA

  1. Recuerda que, si tienes pensado hacer un plan de alimentación para reducir peso, todo lleva su tiempo. Las prisas son muy malas consejeras porque hacer las cosas muy rápido no garantiza éxito. Recuerda que esos kilos de más no los subiste de un día para otro sino poco a poco, de la misma manera hay que bajarlos para que sea exitoso.
  2. Hacer mal las comidas. Es importante que no dejes de alimentarte, ya que se tiene el mito que dejar de comer adelgaza, pero el efecto es a la inversa.
  3. Lleva como estilo de vida el deporte, practícalo mínimo tres veces por semana, y máximo una hora por sesión. Busca una actividad que te guste.
  4. Más no es mejor. No tienes por qué estar mucho tiempo en el gimnasio para obtener más logros. Siempre debes tener un equilibrio entre el esfuerzo y la recuperación.
  5. En la alimentación no dejes de lado ningún grupo de alimentos ni los hidratos de carbono, a pesar de que estén de moda las proteínas. Es la energía natural que usa tu cuerpo para moverse. Por lo tanto, conviene ingerirlos diariamente. Aquí estarían las papas, el arroz, las verduras, o los cereales.
  6. Tienes que creer en ti mismo y, si en algún momento fallas, no te desanimes, piensa en una nueva oportunidad.
  7. Déjate asesorar por un profesional.  Es más efectivo gastar más dinero y tener un entrenador personal, nutriólogo a tu lado ayudándote, motivándote y creando el vínculo de tu meta, que es la de conseguir tu mejor y nueva versión.
  8. Valora todo el esfuerzo que estás realizando y date permiso para el descanso, que también debe ser regular. Conviene hacer seis o siete horas de sueño profundo para recuperar tu estado para volver a comenzar e ir abonando un granito a tu meta diaria para la mejora física.
  9. Por último, busca metas a corto plazo. Piensa: “de aquí a un mes tengo que perder dos kilos, no siete, debo ir poco a poco. Pero estos dos los tengo que perder porque a la larga podré perder los que haga falta”. Debes tenerlo muy claro.

En resumen, puedo decirte que lo importante es comer sano, equilibrado, sin pasar hambre y amando el deporte. Éste debe ser, como el comer, una necesidad para nosotros. Y la combinación de ambos, deporte y alimentación sana, da pie a una persona feliz.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario