¿Cómo cambiar de hábitos y no morir en el intento?

LN EDC José David Aguayo Cardona  /  Coordinador Web de la Federación  /  Mexicana de Diabetes, A.C.  /  Céd Prof: 09643289 / krdona_260691@hotmail.com

S

i tomamos en cuenta que desde pequeños nos vamos formando con ciertos hábitos, generar costumbres saludables puede resultar un tanto complejo; por ello cambiarlos en la edad adulta puede ser un poco complicado.

Un hábito es el resultado de una acción que repites frecuentemente de forma inconsciente.

¡Calma! Los hábitos no se forjan de la noche a la mañana. Primero debes saber cuáles te están afectando, no puedes mejorar algo que no sabes que está mal.

Apóyate de un profesional de la salud para conocer las áreas de mejora en tu salud y posterior a ello comenzar a generar hábitos que la favorezcan.

Una vez que te hayas dado cuenta en qué áreas debes mejorar, date el tiempo para analizar todas esos beneficios que vendrán a tu salud tras iniciar un cambio. Esto puede tomar varios meses, lo importante es no olvidar los cambios por realizar.

Ya estás consciente que hay que cambiar para mejorar. ¡Prepárate! Acude con tu médico, visita a tu nutriólogo y compra ropa adecuada para hacer ejercicio. Ten todo listo, estás a punto de ser una persona más saludable.

 

El cambio no se genera solo, es momento de actuar pensando en ti y en tus seres queridos. Hasta la mínima mejora merece ser aplaudida, lo estás logrando.

¿Para atrás? ¡Ni para agarrar impulso!

No estás solo, tienes a todo un equipo de salud que te apoyará en todo momento; acude con un educador en diabetes y comienza con los cambios (principalmente en alimentación, ejercicio y actitud positiva); poco a poco irás encontrando otras áreas de oportunidad en tu vida.

Aun así, las recaídas son normales, lo importante es no rendirse e intentarlo una y otra vez.

 

Te voy a dar unos tips para comenzar con un hábito:
¡Diseña un plan de acción para solucionar uno a uno tus problemas!

¿Cuál es el problema?
• Identifica el hábito que deseas cambiar y que está dañando tu vida.

¿Cuál es la solución?
• Analiza y fija una propuesta de cambio

¿Cómo lo hago?
• Haz una estrategia a tu medida para lograr esa meta.

Fijarnos metas específicas ya es una solución. Pero no es suficiente. Ahora tenemos que crear un plan para lograr realizar la acción que nos propusimos, por ejemplo:

Meta: tomar dos tragos de agua simple cada hora

Plan de acción: tener una botella con agua simple, siempre al alcance de mi mano

Meta: despertar 30 minutos antes y aprovecharlos para caminar hacia el trabajo o escuela

Plan de acción: preparar tus cosas una noche antes y dormir 30 minutos más temprano para no tener sueño

Meta: desayunar antes de salir

Plan de acción: dejar todo listo (lavado, picado, cocido) para hacer más fácil mi desayuno

Te recomiendo que empieces con un solo plan de acción, para un solo hábito y después incrementes el número de hábitos que deseas cambiar.

Usa tu creatividad para pensar en planes de acción que te permitan lograr tus objetivos y pon fin a las excusas.

Referencias:

CÓMO CAMBIA LA GENTE Aplicaciones en los comportamientos adictivos https://www.cat-barcelona.com/uploads/rets/RET01_1.pdf