Un respiro para tu salud

LN ED Adriana Morales Jaramillo

Dpto. Comunicación de la Asociación Mexicana de Diabetes en Jalisco, A.C

Cuida de ti en las

VACACIONES

L

a diabetes es una condición que te acompañará toda la vida y todos los días, por lo tanto una persona con diabetes puede realizar una vida normal y por supuesto tomar unas merecidas vacaciones. El descanso nos ayuda a disminuir el estrés, lo que es muy bueno para tu control, pero también puede jugar en contra si no tomamos algunas precauciones. Presta mucha atención.

Si vas a viajar algún lado debes planificar: ¿cuántas horas durará?, ¿se hará algún alto para comer, dónde, cuándo, etcétera? Las respuestas a estas preguntas se deben tener claras antes de partir.

Si tú incluyes colaciones en tu plan de alimentación deberás organizarte de tal modo que durante tu traslado se contemplen tus  horarios de alimentación adecuados. Más aún si tu tratamiento es con insulina.

Si viajas solo y lo consideras necesario, informa al personal de tú condición y cómo pueden ayudarte en caso de algún problema. Si tú vives con diabetes y vas a conducir un automóvil es imprescindible prevenir la hipoglicemia, para lo cual basta con mantener y respetar el horario habitual de comidas y colaciones. Es aconsejable detenerse cada 2 horas a descansar, estirar las piernas y liberar el estrés que genera manejar un automóvil. Si has tenido hipoglucemias frecuentes en los días previos al viaje o presentas una hipoglucemia durante el mismo, no te hagas cargo de la conducción del vehículo y consulta a la brevedad con tú médico. No olvides que, antes de viajar debes prepara los medicamentos que utilizarás en las vacaciones. Llévalos desde casa y no confíes en que puedas comprarlos en el lugar de destino, incluso lleva un poco más de lo que necesitarás; otra recomendación

es que coloques tus insumos para el tratamiento de diabetes en dos kits para que si llega a extraviarse alguno no te quedes sin ellos. Si es posible, lleva también dos glucómetros en distintos equipajes, así nunca te quedarás sin autocontrol ante la pérdida o daño de éste. Si viajas al extranjero, infórmate de las normas para el transporte de medicamentos, especialmente de frascos de insulinas, jeringas o plumas. Es importante que converses con el médico acerca de los cambios en el horario de los medicamentos e inyecciones de insulina en relación al horario del país de destino. Infórmate en relación a la gastronomía y composición de las comidas típicas del lugar a cual vas, eligiendo aquellas que se adapten a las recomendaciones de la nutricionista, consulta con el especialista si tiene dudas.

Respecto a la insulina es muy importante recordar que debe mantenerse a una temperatura adecuada: aquella que no está en uso debe mantenerse refrigerada, para lo cual puede ser necesario llevarla en un refrigerador portátil, hielera o estuche especial para mantener fría. Las insulinas en uso pueden mantenerse a temperatura ambiente siempre y cuando no sobrepase los 30 °C; si el lugar de vacaciones sobrepasa esta temperatura ambiental las insulinas deben refrigerarse. Nunca la dejes en el interior de un automóvil (guantera, portamaletas). Lo mejor de las vacaciones es que es una época donde en general se realiza, a propósito o sin quererlo, mayor actividad física lo que es muy bueno para el organismo y el tratamiento de la diabetes.

En general y dependiendo del destino elegido, se realizan distintas actividades que en muchos casos no forman parte de la vida diaria como: nadar en la playa o piscina, excursiones, caminar, subir cerros, deportes grupales, o un simple juego de ping pong, lo que implica un mayor uso de la glucosa y mejor efecto de los medicamentos que puede provocar hipoglucemia si no toma las precauciones adecuadas. Si utilizas insulina, consulta a tu médico en relación a la dosis de ésta, en muchos casos es necesario disminuirla por el mayor consumo de energía asociado a las actividades extras. Y en ambos casos de utilizar hipoglucemiantes orales o insulina, puede ser necesaria una colación extra para evitar la hipoglucemia, preocúpese de llevar la colación adecuada y evite comprar en el lugar de paseo, pues en general son alimentos con alto índice glucémico y gran carga calórica.

Siempre monitorea tu glucosa antes, durante y después de realizar actividad física.

Si tu utilizas insulina, recuerde inyectarla en un sitio alejado de aquella zona del cuerpo que está siendo ejercitada, esta recomendación es importante ya que si se inyecta la insulina en la misma zona que estará en movimiento, ésta se absorberá más rápido que lo habitual representando un mayor riesgo de hipoglucemia. El autocontrol de la glucosa es una herramienta fundamental para disfrutar de manera segura las vacaciones.

Y la recomendación más importante:

relájate, disfruta y comparte con los tuyos estos días tan necesarios para la salud física y mental.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario