El controversial gluten

LN ED Beatriz Portilla Camacho / Coordinadora Web de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. / Céd Prof: 11037028 / coordinacion.web@fmdiabetes.org

Frecuentemente cuando vamos al supermercado encontramos cada vez más productos “sin gluten”, pero… ¿Sabes en realidad qué es el gluten?, ¿quiénes debe evitarlo? y ¿por qué?, aquí te lo explicamos. 

El gluten es una proteína presente en cereales como el trigo, el centeno y la cebada y es el responsable de las excelentes propiedades de estos cereales para la panificación.

En la actualidad las dietas libres de gluten son promocionadas como “más saludables” o útiles para la pérdida de peso para la población en general; sin embargo, no existe evidencia de estos beneficios, entonces, ¿por qué existen? y ¿para quién es? Las dietas libres de gluten son el tratamiento elegido para las personas con enfermedad celiaca o aquellas con intolerancia al gluten, pero… ¿y qué es eso?

Cuando las personas con enfermedad celiaca consumen productos que tienen gluten, sus anticuerpos (sistema inmune) reaccionan atacando la capa (mucosa) que recubre el intestino delgado, en la sensibilidad al gluten no existe esta reacción autoinmune pero sí se presentan los síntomas, como diarrea, gases, estreñimiento, pérdida de peso, entre otros. Por lo tanto, las personas con enfermedad celiaca o sensibilidad al gluten deben seguir durante toda su vida una dieta libre de esta proteína.

A pesar de lo que ya explicamos, tal vez alguien te ha asegurado que perdió peso y se sintió mucho mejor cuando comenzó una dieta libre de gluten. Esto puede ocurrir, pero no se debe precisamente a que hayamos eliminado al gluten de nuestra dieta, en realidad para una persona sin enfermedad celiaca una alimentación libre de gluten no se relaciona con la calidad de la dieta, está determinada por los demás alimentos que elijamos consumir.

Piensa en una persona que con frecuencia consume alimentos como pastas, panes o cereales y decide dejar de comer gluten y en lugar de consumir todos esos alimentos los sustituye por frutas, verduras y otros productos libres de gluten; definitivamente será una dieta más saludable y quizá hasta pierda peso, pero no fue porque eliminó el gluten de su dieta, en realidad la calidad de la dieta cambió porque hizo una mejor selección de alimentos.

Ahora piensa que tal vez esta persona puede eliminar el gluten de su dieta pero sin sustituir los alimentos que lo contienen por otros más saludables. Simplemente busca en el supermercado aquellos que indiquen que son “libres de gluten”, que regularmente son bajos en fibra, vitaminas y minerales y ricos en grasas y azúcares, comparados con aquellos que contienen la proteína (el gluten) entonces la dieta no será más saludable y probablemente tampoco favorezca la perdida de peso, quizá hasta le haga ganar unos kilitos extras.

Entonces, como ya lo notaste sacar el gluten de tu vida no quiere decir que automáticamente tu dieta será más saludable, más bien debes hacer elecciones inteligentes en tu alimentación cada día. ¡No “satanices” los alimentos, realiza elecciones saludables!

Referencias:

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario