El origen de la obesidad

Juan Jorge Palacios Casados/Médico Genetista/ Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñíz naujegroj22hotmail.com

L

a obesidad es una enfermedad crónica caracterizada por el exceso de tejido adiposo en el organismo. El sobrepeso se refiere a la condición en la que el peso real excede al límite superior esperado para la talla, y no es necesariamente un indicador de obesidad (1). El sobrepeso y la obesidad son el resultado de una compleja interacción entre los genes y el ambiente, que se caracteriza por un desequilibrio de energía debido a un estilo de vida sedentario, un consumo excesivo de energía, o ambos (2).

La primera pregunta que un investigador debe responder antes de iniciar cualquier proyecto de investigación en el área biológica es ¿por qué estudiar este fenómeno en particular?, suele ser útil justificar la inversión de tiempo y dinero en investigación básica respondiendo con otra pregunta, ¿cuál es el impacto en la salud del problema en cuestión?, para responder a esta segunda pregunta, es particularmente atractivo hablar de algunos números: la obesidad está claramente vinculada con las principales causas de mortalidad en el mundo actual, diabetes, enfermedad cardiovascular y algunos cánceres, además de presentar un componente importante en múltiples patologías psiquiátricas (3).

Debe quedar claro que estamos ante una pandemia de obesidad, con datos disponibles por la OMS para el 2016, se calcula que desde 1975 la obesidad se ha casi triplicado en el mundo, más de 1900 millones de personas mayores de 18 años tienen sobrepeso y de estos, 650 millones son obesos, el sobrepeso y la obesidad se relacionan con más muertes que la insuficiencia ponderal. En palabras de John Speakman: “Por primera vez en la historia humana, existen más personas con obesidad o sobrepeso que con insuficiencia ponderal; en menos de 50 años nos volvimos una especie obesa… ¿cómo pasó esto?” (4).

Explicaremos a continuación lo que sabemos en relación con la parte genética.

Genética de la obesidad

El concepto de heredabilidad ha sido ampliamente utilizado para iniciar la discusión sobre el componente genético de la obesidad, pero debemos empezar aclarando que no son sinónimos: heredabilidad hace alusión a que un fenotipo (el resultado de la combinación de la expresión de los genes más un ambiente dado) , en este caso obesidad, tiene una base genética (determinada) el medio ambiente será el gran modulador de esa “susceptibilidad” heredada para presentar obesidad y a su vez, mostrará una gran variación en la población, es esta variación lo que estudia precisamente en el cálculo de heredabilidad, respondiendo a la pregunta ¿cuánto de la varianza fenotípica del fenotipo obesidad se explica por factores genéticos?

Si bien es cierto que múltiples estudios abordan este problema, los resultados muestran gran variabilidad ya que es común utilizar diferentes mediciones de obesidad (índice de masa corporal, adiposidad, etc); la mayor parte de los trabajos muestran que la heredabilidad del fenotipo que llamamos obesidad oscila entre el 50-75% en adultos (5) y es aún más alta en niños (llegando a valores superiores al 78%) lo que sugiere que un componente importante de la variación de la obesidad se debe a los genes; quiero remarcar en este punto que el medio ambiente sigue jugando un rol importante, representando cerca del 25% de la varianza en adultos. Por otro lado, los genes asociados con la obesidad y sus diversos componentes son muy variables, con resultados que sugieren que el peso de cada variante genética es pequeño de manera individual, y que se requieren múltiples combinaciones de estos genes en medios ambientes particulares (epigenética) para explicar de mejor manera el origen de la obesidad.

Finalmente, el fenómeno que llamamos obesidad es sumamente complejo desde el punto de vista genético. Empezamos a entender que es la combinación de una susceptibilidad genética y un medio ambiente que favorece el almacenaje calórico (lo que incluye no solo una mala dieta si no también la falta de actividad física) lo que parece explicar de mejor manera el por qué se genera la obesidad; si bien es cierto que no somos “esclavos de nuestros genes” el conocer la base genética de este fenómeno nos permitirá no solo tener un mejor conocimiento de la fisiopatología de la obesidad, si no también, en tiempo, diseñar manejos molecularmente dirigidos a tratar de una manera más personalizada y con mayor éxito a cada individuo de nuestra población.

Bibliografía

(1) Abelson P, Kennedy D: The obesity epidemic. Science 2004; 304: 1413.

(2) Saunders CL, Chiodini BD, Sham P, et al: Meta-analysis of genome-wide linkage studies in BMI and obesity. Obesity 2007; 15: 2263–2275.

(3) de Wit L, van Straten A, van Herten M, Penninx B, Cuijpers P: Depression and body mass index, a u-shaped association. BMC Public Health 2009; 9: 14.

(4)Speakman J, Levistsky D: Set points, settling points and some alternative models: theoretical options to understand how genes and environments combine to regulate body adiposity. Disease Models & Mechanisms 2011 4: 733-745.

(5) Jonathan C. K. Wells: The evolution of human adiposity and obesity: where did it all go wrong?. Disease Models & Mechanisms 5, 595-607 (2012)

(6)León-Mimila P, Villamil-Ramı´rez H, Villalobos-Compara´n M, Villarreal-Molina T, Romero-Hidalgo S, et al. (2013) Contribution of Common Genetic Variants to Obesity and Obesity-Related Traits in Mexican Children and Adults. PLoS ONE 8(8): e70640.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario