“Escucha a tu cuerpo”

Dra EDC Patricia Mehner Karam / Médico del Hospital Español de México-Académica de la Universidad Iberoamericana / Céd Prof: 2395488 / patsymk@conmedik.com

Últimamente, ¿te has detenido a reflexionar cómo va tu vida?, ¿has escuchado el latir de tu corazón?, ¿te has dado la oportunidad de meditar? ¡Vamos! Te invito a explorar cómo te sientes en cuanto a energía, rendimiento en tu trabajo y emociones.

¿Tienes algún malestar? Me gustaría comentar contigo algunos signos y síntomas que pueden estar relacionados con la predisposición a presentar diabetes, o si ya la presentas, pueden ser datos de alerta de que tus niveles de glucosa no se encuentran bien controlados.

¿Cuándo fue la última vez que te observaste al espejo?, ¿has notado cambios en tu peso? Tanto subir como bajar de peso, son datos importantes a los cuales debes estar alerta: subir de peso (aunque sea de forma paulatina) te va poniendo en riesgo para desarrollar Diabetes tipo 2, te sugiero que realices el cálculo de tu índice de masa corporal (IMC) para observar si tu rango de peso es saludable. Puedes ingresar tu peso en kilogramos y tu estatura en metros en el siguiente enlace que te lleva a la calculadora de este índice:

https://www.cdc.gov/healthyweight/spanish/assessing/bmi/adult_bmi/metric_bmi_calculator/bmi_calculator.html

Ahora bien, bajar de peso de forma repentina pue- de ser ocasionado por que el cuerpo no está metabo- lizando correctamente la glucosa, es decir, tu cuerpo no está produciendo la suficiente insulina y/o no se está aprovechando correctamente. ¡Te sugiero siempre estar atento de tus niveles de azúcar en la sangre!

Si vives con diabetes, mantener tu peso lo más cer-cano al rango ideal es la mejor recomendación para el control de tu glucosa, colesterol, triglicéridos y hasta de la presión arterial.

En cuanto a tu estado de hidratación… ¿Estás consciente de lo que bebes de agua natural durante el día? El balance de nuestro cuerpo en cuanto a los líquidos corporales se lleva a cabo prácticamente de forma automática, es decir, el organismo tiene la capacidad de autoregularse.

Te comparto algunas señales que debes observar para sa- ber si te encuentras bien hidratado, si detectas alguno de estos datos presentes, significa que no estás consumiendo suficiente agua: labios resecos, boca seca o pegajosa (se puede notar por- que te cuesta trabajo hablar) lengua reseca (cuarteada o hincha- da) orinar poco o nada (y que tenga un color obscuro) ojos hun- didos, estreñimiento, debilidad, mareos y cansancio. A veces, ni siquiera nos da sed, pero eso no significa que no debemos be- ber agua, al contrario, debemos convertirlo en un hábito.

Sugerencias: identificar cuánta agua debes beber al día ade- más de los líquidos que están incluidos de forma natural en los alimentos, que en general puede ser de 1.5 a 2 litros al día. Te invito a experimentar el verdadero placer de beber agua natural.

¡Actívate! Hacer ejercicio te ayudará a transpirar y desper- tarás el deseo de beber agua. Ahora bien, en este aspecto, el signo de alerta para diabetes es tener demasiada sed y orinar frecuentemente.

Un exceso de glucosa en sangre puede pasar desapercibido por algún tiempo (ya sea meses o años) dependiendo de los niveles de glucosa, y lo más grave es cuando el mismo organis- mo se va acostumbrando a trabajar así.

Observa si presentas alunas de estas señales o avisos que son importantes para poder tener un diagnóstico oportuno de diabetes; si eres mujer y has notado comezón o infecciones va- ginales frecuentes, o te han diagnosticado ovarios poliquísticos; si eres hombre y has notado dificultad para la erección, impo- tencia, o te han diagnosticado niveles bajos de testosterona; tu organismo no está aprovechando la glucosa como fuente de energía, y por eso te sientes así. También, si presentas visión borrosa puede estar ocasionada por que la glucosa se está acu- mulando en el cristalino (estructura del ojo que funciona como nuestros lentes naturales); y por último, señales en la piel que pueden ir desde comezón frecuente, pequeñas lesiones rojizas u oscurecimiento de la piel en el cuello o en zonas de pliegues, señal de alerta conocida como acantosis nigricans.

Ahora que ya has escuchado a tu cuerpo y puedes detectar los síntomas, te sugiero que te acerques a un profesional de la salud o un educador en diabetes para que te puedan orientar al respecto.

Referencia:

Beaser, R y cols. Joslin´s Diabetes Deskbook. Third ed. Joslin Diabetes Center: Boston, MA;2014. P 34-37.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario