¿Existen diferentes tipos de insulina?

La insulina es una hormona producida por el páncreas y que está en nuestro organismo a lo largo de toda nuestra vida, por lo tanto llama la atención que haya tantos mitos e incluso rechazo hacia ella cuando se trata de usarla para manejar la diabetes (condición en la que el cuerpo no produce o aprovecha ineficazmente la insulina).

Su producción en el cuerpo corresponde a las necesidades de energía (glucosa) que son distintas en cada momento, por ejemplo cuando hacemos ejercicio, cuando estamos en casa sentados frente a la computadora, cuando somos adolescentes (y estamos en desarrollo) o cuando una mujer está embarazada; en todas estas situaciones la energía (glucosa) siempre es necesaria.

El requerimento de energía (glucosa) obtenida por nuestro cuerpo en el consumo de alimentos debe ser diferente para cada persona (dependiendo de su edad, estado de salud, ejercicio y diversas ocupaciones) y la insulina nos permite disponer de ella y regularla.

Cuando vivimos con diabetes el uso de insulina es necesario de acuerdo a la capacidad que tenga nuestro organismo de mantener los niveles de glucosa en rango normal, por lo tanto la medición es el punto de partida para decidir si necesitamos insulina: 

¿Cuánta necesitamos? ¿En qué momento del día? ¿Qué tipo de insulina debemos aplicarnos?

Cuando vivimos con Diabetes tipo 1, la insulina se requerirá desde el momento de su diagnóstico (dado que el páncreas ha dejado de producirla), la cantidad se debe ajustar con base en las necesidades de cada persona y recomendadas por su médico tratante. En las personas que vivien con Diabetes tipo 2, el páncreas puede ser capaz de producir insulina; sin embargo, a lo largo del tiempo esta capacidad puede disminuirse o perderse, requiriendo el uso de dicha hormona para lograr mantener los niveles de glucosa en niveles saludables.

El efecto de la insulina que se administra en personas con diabetes debe ser individualizado por muchos factores, por ejemplo: la hora del día, los alimentos consumidos, el nivel de actividad física, el estado emocional, el clima etc. Por lo tanto es importante aprender a usarla adecuadamente, instruyéndonos con un equipo de profesionales de la salud y/o Educadores(as) en diabetes. También se debe adquirir un buen hábito de automonitoreo de glucosa, pues será de gran ayuda para entender cómo funciona en cada uno de nosotros. 

El autoconocimiento es la mejor forma de usar correctamente la insulina y así restituir en nuestro organismo la capacidad de usar la glucosa (energía) para lograr nuestros objetivos de vida y evitar variaciones (altas o bajas) de glucosa que a largo plazo provocan complicaciones irreversibles en todo el cuerpo (principalmente en ojos, riñones y extremidades).

Existen varias insulinas en el mercado, aunque habitualmente se requieren dos tipos:

  • Insulina basal: que permite mantener los niveles de glucosa en rango todo el día, por lo tanto que tenga una duración prolongada en el organismo de entre 12 y hasta 72 horas
  • Insulina bolo: que nos permite mantener los niveles de glucosa en rango al comer y cuando necesitamos hacer una corrección para evitar una elevación importante en los niveles; su inicio de acción es más rápido y su duración entre 4 y 6 horas.
    Una objetivo a nivel mundial es que todas las personas que requieren insulina puedan tener acceso a ella, pues el costo de las insulinas es otra de sus diferencias; sin embargo, con una educación en diabetes robusta es posible mantener estables los niveles, aún con las insulinas de menor costo.

La forma de administración también es importante cuando se utiliza insulina, esta puede administrarse de diferentes maneras:

  • Jeringas de insulina: que permiten la administración de dosis tan bajas como 0.25unidades
  • Dispositivos tipo pluma: que en su mayoría permiten administrar de una en una unidad (Algunas permiten administrar 0.5unidades)
  • Microinfusoras de insulina: son dispositivos electrónicos que permiten administrar dosis tan bajas como 0.05 unidades de insulina

La principal diferencia radica en el costo y también en las preferencias de cada persona que las utiliza.

En conclusión, la insulina es la solución mas relevante en el manejo de la diabetes (cuando los niveles de glucosa son muy altos), su manejo es un reto y las opciones actuales son múltiples. Su uso adecuado ha demostrado de manera clara que las complicaicones crónicas se reducen de manera importante viviendo con diabetes. 

Autor: Dr. Fernando Ramírez Mendoza

Endocrinólogo Pediatra  /  Céd Prof: 7605851
Centro Especializado en el Manejo de la Diabetes de los Servicios de Salud Pública CDMX

REFERENCIAS

  • ISPAD Clinical Practice Consensus Guidelines 2018: Insulin treatment in children and adolescents with diabetes. Pediatric Diabetes October 2018; 19 (Suppl. 27): 115–135.
  • Ramirez Fernando et cols, Time in range and HbA1C after 6 months with a multidisciplinary program for children and adolescents with diabetes mellitus, real world data from Mexico City, Pediatric Diabetes, 2019;1–8. 
Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario