Dr. Rafael Álvarez Cordero

Fundador y Presidente honorario del Colegio Mexicano de Cirugía para la Obesidad y Enfermedades Metabólicas CMCOEM.

LA DIABETES Y LA MUJER

En el mes de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, lo que es digno de celebrarse, no sólo porque el mundo entero se da cuenta de la importancia que tiene la mujer como la mitad más valiosa del mundo sino porque por mucho tiempo la mujer no tuvo un lugar en la familia o en la sociedad.

La mujer fue por siglos la esclava de su compañero, no tenía derecho a hablar, a decidir, mucho menos a aprender o tener puestos políticos; por siglos se argumentaba que no tenía alma y por eso no tenía derechos, la lucha por la emancipación de la mujer se alargó y, aunque el asunto no está totalmente resuelto, el mundo entero reconoce su papel fundamental en la vida del planeta.

¿Qué podemos comentar del papel de la mujer en relación con la diabetes?

La mujer con diabetes

Una mujer puede saber un día, después de haber tenido ciertos síntomas, que vive con Diabetes Mellitus. Como mujer inteligente se pone en contacto no sólo con su médico sino con educadoras en diabetes que le orientaron sobre el estilo de vida que requiere para tener la diabetes bajo control, así aprende la forma de alimentarse, que comienza desde que ella elige en el mercado los alimentos que va a consumir; aprende la importancia del ejercicio y los beneficios que tendrá; aprende a utilizar los medicamentos que le prescribe el médico y hace las mediciones de su azúcar cuidadosamente, y las anota en su libreta particular.La mujer con diabetes vive libre, vive tranquila porque sabe que ella es la responsable de su condición y que si su estilo de vida es saludable, podrá vivir muchos años sin problemas.

La mujer cuyo esposo vive con diabetes

Cuando el compañero de su vida es diagnosticado con diabetes la mujer tiene un papel decisivo en el futuro de su compañero y su condición, porque ella tiene que actuar tanto en la preparación de los alimentos como en el fomento de la vida activa y el control de medicamentos de su compañero; la información que cruzan entre los dos debe ser total y precisa, para evitar equívocos y malas interpretaciones. A su vez, el esposo puede ir con ella a ver al médico o al educador en diabetes, para que el programa de vida de ambos sea bien entendido y bien acatado; la experiencia señala que en ocasiones el individuo con diabetes se niega a aceptar su condición, no la considera importante y no cumple con su programa de vida, y en ese momento el papel de la mujer es decisivo para convencerlo de que él es el único responsable de su diabetes.

La mujer, mamá de un hijo con diabetes

El asunto se torna más importante si en la familia uno de los hijos tiene diabetes, en especial tipo 1, que requiere una atención constante a los niveles de glucosa todos los días de la vida. La mujer es la educadora del niño que de buenas a primeras conoce su condición, ella es la consejera, amiga, protectora que le enseñará todo lo que debe saber el niño de su diabetes: cómo alimentarse, cómo manejar la insulina (los niños aprenden pronto y lo pueden hacer desde la primera infancia), cómo vivir plenamente, sin temores, sin complejos, sin limitaciones, porque los niños con diabetes son tan normales y valiosos como los demás. Los ejemplos de madres que han cuidado a sus niños desde la primera infancia y los han educado y los ven crecer y madurar siendo adultos sanos y felices son cada día más frecuentes y en la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. hay cientos de ejemplos de estas mujeres valiosas que llevaron y llevan a sus hijos por el camino correcto y les ayudan a ser individuos triunfadores en toda su vida.

La mujer como educadora en diabetes

Éste es uno de los motivos por los que admiro esa organización que se llama Federación Mexicana de Diabetes, A.C., porque es el fruto del esfuerzo de una mujer: María Levy de Alva, quien tuvo la iniciativa de ayudar a quienes vivían con diabetes, y la creatividad para fundar la Federación que aglutina Asociaciones de diabetes en la mayoría del país y que contribuye como ningún otro organismo público o privado al conocimiento, prevención y tratamiento de la diabetes. En marzo se celebra el día Internacional de la Mujer, pero creo que todos los días deben ser de la mujer: la mujer libre, la mujer compañera, la mujer amiga, la mujer esposa, la mujer mamá, la mujer educadora, la mujer empresaria, la mujer científica, la mujer artista, la mujer consejera, la mujer eterna.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario