La industria de alimentos está cambiando

LN ED Beatriz Portilla Camacho/Coordinadora de Nutrición de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C.

Quizá, como muchas personas, piensas que es la industria de alimentos la culpable de problemas de salud tales como: el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y muchas otras enfermedades que hoy nos afectan. Sin embargo, debes saber que estas condiciones crónicas -que se presentan cada vez con mas frecuencia y a edades más tempranas- están relacionadas con muchos otros factores además de la alimentación, como la inactividad física, la herencia, entre otros.

Por otro lado, es ilógico pensar que si la industria de alimentos deja de existir estos problemas desaparecerán, o que sólo es culpa de los alimentos industrializados el exceso en el consumo de calorías, grasas, azúcares simples o sodio. Ahora pensemos en todos los alimentos no industrializados que con frecuencia consumimos y que son altos en estos nutrimentos: una torta, un pan dulce, una gordita, etc.

Debido a la frecuencia con que se presentan complicaciones en la salud de las personas, la industria de los alimentos ha comenzado a pensar en la necesidad de satisfacer al consumidor, no sólo ofreciéndole productos con buen sabor sino también saludables. Algunas empresas dedicadas a la producción de alimentos han diseñado productos reducidos en grasa, en sodio o en azúcares; específicamente para las personas que viven con diabetes vemos cada vez más de los famosos “sugar free” (libres de azúcar) o “sin azúcar”.

¡OJO!

Para evitar ser engañados por la industria es necesario que nos eduquemos en cuanto a lectura de etiquetas, pues, no porque veas que un alimento es “sugar free” quiere decir que lo puedes consumir sin medida y que no tendrá ningún impacto en tus niveles de glucosa en sangre o en tu peso. Como con cualquier alimento debemos prestar atención en las porciones contenidas en el empaque y en los nutrimentos que aporta por porción.

El hecho de que un alimento sea “sin azúcar” tampoco significa que no aportará hidratos de carbono. Pongamos el ejemplo de un lácteo, en este caso los hidratos de carbono que aporta provienen de la lactosa (un azúcar natural de la leche); sin embargo, puede portar la leyenda “sin azúcar” cuando no aporte más de 0,5 gramos de azúcares por porción.

Muchos de estos alimentos tienen sabor dulce gracias a la adición de edulcorantes no calóricos, productos aptos para su consumo y de gran ayuda en el tratamiento de la diabetes, el sobrepeso y la obesidad.

¡No olvides seguir puntualmente tu tratamiento médico y nutricional!

La educación es la clave

Para evitar ser engañados por la industria es necesario que nos eduquemos en cuanto a lectura de etiquetas, pues, no porque veas que un alimento es “sugar free” quiere decir que lo puedes consumir sin medida y que no tendrá ningún impacto en tus niveles de glucosa en sangre o en tu peso. Como con cualquier alimento debemos prestar atención en las porciones contenidas en el empaque y en los nutrimentos que aporta por porción.

Sin duda, siempre te recomendaremos basar tu alimentación en alimentos naturales. Sin embargo, estos nuevos productos modificados en su composición (con el fin de ofrecer alternativas saludables a la población) son de mucha ayuda, sobre todo con el ritmo de vida actual en el que es cada vez más complicado darse tiempo de ir de compras a los mercados locales, cocinar y comer en casa.
Con buena orientación médica y educación, podemos hacer de estos alimentos nuestros aliados en el control de la diabetes.

Referencia

NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-086-SSA1-1994, BIENES Y SERVICIOS. ALIMENTOS Y BEBIDAS NO ALCOHOLICAS CON MODIFICACIONES EN SU COMPOSICION. ESPECIFICACIONES NUTRIMENTALES.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario