¡Manténte saludable!

LN Etzna Kaviria Cortés Osorio / Especialista en obesidad y comorbilidades – Nutrióloga titular en VíaMédica / Céd Prof: 11540610 / nutkaviriacortesosorio@gmail.com

La Diabetes tipo 1 (DT1), es una condición crónica que se diagnóstica principalmente en las primeras etapas de la vida, es decir, en la niñez y adolescencia. Por ello, desde estas etapas de la vida es fundamental mentener un adecuado control de la condición y así adoptar estilos de vida saludables, los cuales serán indispensables para lograr la metas de control de los niveles de glucosa y evitarán complicaciones a largo plazo.

Uno de los principales pilares en el control del paciente que vive con DT1 es el ejercicio, ya que junto con una dieta balanceada y terapia de insulina han demostrado tener efectos positivos en el control de los niveles de glucosa.

El ejercicio aeróbico moderado (aumento de la respiración) favorece el control de los niveles de glucosa (azúcar en la sangre), ya que aumenta la sensibilidad a la insulina, el consumo de glucosa muscular y hepática. Lo que favorece un mejor control metabólico

El ejercicio aeróbico moderado (aumento de la respiración) favorece el control de los niveles de glucosa (azúcar en la sangre), ya que aumenta la sensibilidad a la insulina, el consumo de glucosa muscular y hepática. Lo que favorece un mejor control metabólico

En el caso de las personas que viven con DT1, si se tiene un tratamiento con insulina deficiente puede ocasionar que durante el ejercicio se aumenten los niveles de glucosa y cuerpos cetónicos (compuestos químicos producidos por el cuerpo ante la necesidad de obtener energía utilizando las grasas), lo que ocasionaría una cetosis o cetoácidos diabética (estado de intoxicación por exceso de cuerpos cetónicos); por otra parte, si la insulina es mayor a la requerida pueden presentarse cuadros de hipoglucemia (bajos niveles de azúcar en sangre) durante el ejercicio.

En el caso de las personas que viven con DT1, si se tiene un tratamiento con insulina deficiente puede ocasionar que durante el ejercicio se aumenten los niveles de glucosa y cuerpos cetónicos (compuestos químicos producidos por el cuerpo ante la necesidad de obtener energía utilizando las grasas), lo que ocasionaría una cetosis o cetoácidos diabética (estado de intoxicación por exceso de cuerpos cetónicos); por otra parte, si la insulina es mayor a la requerida pueden presentarse cuadros de hipoglucemia (bajos niveles de azúcar en sangre) durante el ejercicio.

Otro de los principales pilares en el tratamiento de la DT1 es llevar a cabo una dieta correcta, es decir: completa (que incluya todos los nutrimentos necesarios), variada (se incluyan diferentes grupos de alimentos por tiempo de comida), suficiente (cantidad de energía suficiente), equilibrada, adecuada (a cada persona y estado de salud), e inocua (no provoque ningún daño).

Lograr una alimentación adecuada en las personas que viven con DT1 y tener beneficios en su vida diaria favorecerá el control metabólico durante la realización de actividad física y/o ejercicio, ya que es una herramienta fundamental para poder evitar cuadros de hipoglucemia e hiperglucemia (niveles elevados de glucosa) durante la actividad física.

Una alimentación balanceada otorga las cargas de hidratos de carbono necesarias para tener la energía suficiente sin tener que consumir sus reservas de glucosa muscular y hepáticas disminuyendo el riesgo de sufrir hipoglucemia. 

Finalmente es importante resaltar que se puede llevar una vida sana y plena, siempre y cuando se mantengan estables los niveles de glucosa en sangre que, en conjunto con una adecuado tratamiento con insulina, podrá evitar la presencia de complicciones derivadas de esta condición.

¡Recuerda siempre estar en contacto con tu equipo de profesionales de la salud!
Referencias:

  1. Koivisto VA, Yki-Jarvinen H, De Fronzo RA.(2016) Physical training and insulin sensitivity. Diabetes Metab Res Rev 1:445-81
  1. Lopes Souto, D., & de Miranda, M. P. (2011). Physical excercises on glycemic control in type 1 diabetes mellitus. Nutricion Hospitalaria, 26(3), 425–429. https://doi.org/10.3305/nh.2011.26.3.4962
  1. Bode, M., Olson, D. E., Demma, L., Sax, J., & Bode, B. (2017). Continuous Glucose Monitoring of Cyclists with Type 1 Diabetes: Team Type I in the Race Across America. Diabetes, 56, A109
  1. Schneider SH, Morgado A. (2015) Effects of fitness and physical training on carbohydrate metabolism and associated cardiovascular risk factors in patients with diabetes. Diabetes Care;3:378-407.
  1. Quick, V., Lipsky, L. M., & Nansel, T. R. (2018). Psychometric properties and factor structure of the adapted SelfRegulation Questionnaire assessing autonomous and controlled motivation for healthful eating among youth with type 1 diabetes and their parents. Child: Care, Health & Development, 44(4), 651–658. https://doi.org/10.1111/cch.12574
Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario