Azúcar en acción

¿Por qué no?

Edgar García Márquez

Tiene 47 años de edad y nueve viviendo  con diabetes tipo 2. Estudió Ingeniería en Computación  en la UNAM. Es representante de México en el equipo internacional de atletas DiabeSport.

H

ola amigo lector, ¿sabías que nuestro cuerpo genera ciertas sustancias cuyos efectos son similares a los que producen las drogas?

Lamentablemente el uso de drogas y enervantes ocasionan mucho daño al individuo que las consume y a todo su entorno en general, en mayor o menor medida y requiere de un gran esfuerzo atender y salir de ese problema.

Pero resulta que nuestro sabio y maravilloso organismo produce y genera ciertas sustancias (en algunos casos consideradas hormonas y/o neurotransmisores) que producen estados de felicidad, aumentan las sensaciones placenteras y, por lo tanto, nos hacen sentir mucho mejor y disfrutar de todas nuestras actividades cotidianas, además de que nos vuelven personas más resistentes a esos “baches” que de repente todos tenemos a lo largo de nuestra vida, me refiero a todo tipo de perdidas, abandonos, etcétera.

La manera de obtener estas sustancias naturales en nuestro organismo es simple de primera vista:

Mantén siempre un grado de positivismo, sé que no es fácil, pero en general somos bastante aprensivos con situaciones que escapan de nuestro control, no se trata de evadir la realidad pero sí de tomar conciencia de aquello cuyo control está a tu alcance.

Si tú mismo propicias las emociones positivas, tales como el cariño, la satisfacción (que se obtiene de realizar actividades que te gustan) y la alegría (que surge como consecuencia de lo anterior), en tu organismo se estarán generando sustancias como:

La oxitocina, a la cual se le conoce como la hormona del amor, el placer y el orgasmo.

La serotonina, que es un neurotransmisor encargado de regular el estado de ánimo, es decir, nos ayuda a inhibir la ira, la agresión y regula el apetito.

La dopamina, que es un neurotransmisor que en general nos mantiene estimulados e interviene en funciones como el aprendizaje el humor y la atención.

Y no podían faltar las famosas Endorfinas, conocidas también como las hormonas de la felicidad, tienen un efecto analgésico y producen felicidad, de ahí el sobre nombre.

Se requiere además mantener una alimentación saludable, muchos de estos neurotransmisores se encuentran inclusive en algunos alimentos: verduras, carne, huevo, etcétera. Y también se requiere de ejercitarnos (como correr, por ejemplo, que es una actividad altamente generadora de endorfinas, por eso me encanta correr y correr).

Estas cuatro sustancias aquí mencionadas (y algunas otras más) son nuestras “drogas naturales”, están a nuestro alcance y sus beneficios reditúan en nuestro bienestar en general. Si eres positivo, te alimentas bien y te ejercitas te volverás un vicioso, pero en el buen sentido, y construirás un círculo virtuoso.

Deseo que tu vida siempre esté llena de muchas endorfinas para que a través de ello siempre puedas mantener un buen control de tu diabetes. Agradezco tu confianza y tiempo de lectura, un gran abrazo.

Nos seguimos viendo donde siempre… ¡En La Meta!

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario