Postres divertidos y saludables

LCN ED Iliana Carolina García Preciado / Hospital Infantil del Estado de Sonora / Céd Prof: 024692 / nutrilianagarcia@gmail.com

Actualmente la alimentación de nuestros niños y jóvenes ha ido cambiando a través del tiempo. Esto se debe a múltiples factores que perjudican la toma de una decisión saludable, por ejemplo: la falta de tiempo para preparar un desayuno en casa, realizar las 3 comidas principales del día y no incluir una dieta balanceada con todos los grupos de alimentos.

La ENSANUT 2016 muestra cifras interesantes, en las que se señalan que las bebidas azucaradas y alimentos procesados se consumen al menos 3 veces por semana; por lo contrario, las frutas y verduras sólo una vez.

Dicho estudio muestra que los niños en edad escolar (entre 5 a 11 años) tienen una alimentación que incluye frutas y verduras, con un 22.6% y 45.7% respectivamente; siendo el consumo de bebidas azucaradas predominante, con 81.5%, cereales con azúcar añadida 53.4% y botanas, dulces y postres 61.9%.

Los jóvenes entre 12 a 19 años mantienen un consumo mayor de verduras con un 26.9%. Sin embargo, el consumo de fruta es menor, con 39.2%; por otra parte, el consumo de bebidas azucaradas alcanza un 83.9%, cereales dulces 50.3% y las botanas, dulces y postres 59.4%.

Desafortunadamente las opciones que tenemos fuera de casa o en la escuela es la “comida chatarra”, (alimentos ricos en azúcares y grasa) provocando la famosa ansiedad y provocando problemas de sobrepeso, enfermedades e incluso bajo rendimiento escolar.

Existen opciones saludables para que puedas realizar una mejor selección de alimentos:

Si tu antojo es por algo dulce, como una galleta o pan el intercambio es una galleta de arroz inflado sin sal, agrega crema de cacahuate y la fruta de tu elección.

Ahora bien, si tu antojo es algo salado puedes utilizar cacahuate natural, pepino, jícama o piña, o bien, palomitas naturales. ¡Acompáñalos con chile y limón!

Las bebidas también son intercambiables, evita consumir refrescos. ¡Prepara tus bebidas en casa! Agua de jamaica, limonada (con fresa, pepino u hojas de menta) o agua fresca de tamarindo. También puedes utilizar (sobre todo en tiempo de frío) tés naturales como el té verde, té negro, canela o tés frutales; tómalos solos o agrega un poco de edulcorante de tu elección.

Como recomendación evita utilizar jugos de fruta, aunque sean naturales, al prepararlos sólo estamos consumiendo el azúcar de la fruta y dejamos de lado la fibra (que se encuentra en los gajos y la capa blanca que la recubre).

Los hábitos saludables (de alimentación y actividad física) se inculcan en casa y desde edades tempranas, por lo tanto, es un tema que debemos inculcar a nuestros niños y jóvenes, pues eso repercutirá en los adultos del mañana.

Referencias:

– Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016.

– Organización Mundial de la salud 2015 Directriz: Ingesta de azúcares para adultos y niños.

– Constanza C., 2016, Azúcares adicionados a los alimentos: efectos en la salud y regulación mundial. Rev. Fac. Med.  Vol. 64 No. 2: 319-29.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario