Prefiere el bufete saludable

MNA EDC Mariane Gabriela Lugo Rodríguez / Maestra en Nutriología Aplicada – Especialista en Obesidad y Comorbilidades – Vocera de la Federación Mexicana de Diabetes A.C. / Céd Prof: 10606705 – 11799429 / marianelugo@gmail.com; IG/FB @NutriólogaMarianeLugo

Cuando vivimos con diabetes es importante que tengamos una correcta alimentación para favorecer nuestros niveles de glucosa y que se encuentren la mayor parte del día dentro del rango adecuado para que a largo plazo evitemos el desarrollo de complicaciones y tengamos un óptima calidad de vida.

Especialmente debemos realizar énfasis en los alimentos que van a influir directamente en la glucosa, es decir, aquellos que contienen hidratos de carbono tales como el grupo de los cereales, leguminosas, lácteos, frutas y en menor cantidad las oleaginosas (semillas). Por lo tanto, es necesario cuidar la calidad y la cantidad en cada uno de los tiempos de comida que realicemos.

La alimentación no sólo es un proceso necesario para una adecuada nutrición, sino que también representa un rol importante en nuestras relaciones interpersonales. Comer es un acto de placer y resulta toda una experiencia desde la vista, los olores, las texturas y los sabores, que es algo que también debemos contemplar para disfrutar lo que comemos al mismo tiempo que nos estamos cuidando.

En ocasiones vamos a tener reuniones sociales donde no podremos tener un control de lo que hay disponible para comer, pero si podemos tener elecciones que sean favorables para nosotros. Por ejemplo, en un bufete tenemos múltiples opciones para elegir; sin embargo, es necesario tener un equilibrio para poder disfrutar de los alimentos.

Existen diferentes métodos que podemos emplear, uno de los más sencillos es el método del plato elaborado por la Asociación Americana de Diabetes. El método del plato es una herramienta visual sencilla, que consiste en dividir de manera imaginaria un plato de aproximadamente 18 cm, en 3 partes:

  • Verduras: llena la mitad de tu plato con este grupo de alimentos, al ser muy bajas en chidratos de carbono y altos en fibra, favorecen la estabilidad en tus niveles de glucosa. Puedes consumirlas en cualquier presentación, ya sea en forma de sopa, ensalada, asadas, al vapor o incluso ya dentro de un platillo
  • Proteínas: una cuarta parte del plato la puedes llenar con alimentos de origen animal como pollo, pescado, carne magra de res, huevo y queso; los cuales no tendrán un efecto en tu glucosa 
  • Hidratos de carbono: a la cuarta parte restante le corresponde alimentos como cereales, leguminosas, fruta y lácteos. Recuerda que este grupo ante el proceso de digestión se convierte en glucosa, por lo tanto tendrá un efecto directo en tus niveles en sangre. Considerar el tamaño de esta porción ayudará a que tu glucosa no se eleve demasiado posterior a la ingesta de los alimentos
  • Bebidas: de preferencia elige agua simple o alguna bebida baja en calorías tales como agua mineral, refrescos sin azúcar, así como tés o cafés (sin azúcar).

 – Recomendaciones 

  • Prefiere alimentos preparados a la parrilla, a la plancha o al horno. Evita los fritos, empanizados o capeados, de tal manera que no incremente el consumo de grasas y calorías
  • Al comer grasas prefiere las de mejor calidad, tales como el aguacate, el aceite de oliva, semillas como nueces, cacahuates, almendras y chocolate amargo
  • Elige porciones pequeñas, sírvete únicamente lo que consideres que vas a consumir y date la oportunidad de disfrutar de diferentes sabores y texturas

  • En cuanto al postre, comparte con tus acompañantes y disfruta del momento
  • Recuerda que es muy importante que midas tu glucosa antes de ingerir tus alimentos. Posteriormente a las 2 horas reliza una medición para conocer el impacto de los alimentos que consumiste y puedas tomar decisiones adecuadas

Referencias:

Asociación Americana de Diabetes. Diabetes Care 2020 Jan; 43 (Suplemento 1): S48 – S65.

American Diabetes Association. Diabetes Plate Method. 2020.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario