Qué bueno que

vivimos

en el 2018!

Dr. Rafael Álvarez Cordero

Fundador y Presidente honorario del Colegio Mexicano de Cirugía para la Obesidad y Enfermedades Metabólicas CMCOEM.

Una de las conversaciones que a veces se escuchan entre personas mayores, en las que los recuerdos forman parte importante de sus vidas, incluyen el elogio de los tiempos pasados, señalando, a veces con gran seguridad, que “todo tiempo pasado fue mejor”.

Y, ciertamente, lo que ocurre es que la memoria es maravillosa porque nos permite recordar con precisión algunos de los momentos o situaciones amables y agradables y olvidar otras que no fueron tan satisfactorias; eso resulta en un balance que, por lo general, favorece a los años pasados, lo cual no es ni bueno ni malo, pero así es.

Pero es preciso señalar algo definitivo: “todo tiempo pasado fue peor”, y un simple repaso a lo que tenían nuestros padres y nuestros abuelos lo confirma: en su tiempo, (si retrocedemos 50-60 años), el tránsito por el país se hacía con gran dificultad por las carreteras angostas y peligrosas, las casas no tenían aire acondicionado, la refrigeración de los alimentos se hacía con hielos, el transporte aéreo era incipiente y difícil, la correspondencia se hacía en una máquina de escribir mecánica, la comunicación principal era por el telégrafo, la televisión era en blanco y negro, y tantas y tantas cosas más. Hoy el mundo es diferente, podemos estar en contacto con todo el mundo con nuestro teléfono celular y conocer todo lo que ocurre en cuestión de segundos; las comodidades de nuestra vida diaria y en el hogar son mucho mayores.

Y en salud podemos afirmar también que todo tiempo pasado fue peor, hoy tenemos la salud al alcance de la mano y cada día hay más formas de vivir en forma saludable y tener una vida más larga, como lo comprobamos al recordar que nuestra expectativa de vida es hoy mayor de 70 años, cuando hace medio siglo era de poco más de 35-40 años.

Y al pensar en diabetes, es importante recordar su historia, porque eso nos permitirá valorar en su justa dimensión todo lo que tenemos a la mano para hacer un control preciso y exacto de nuestra diabetes y disfrutar plenamente la vida.

Hace apenas 100 años, cuando nacieron nuestros abuelos, la diabetes era una condición mortal, se desconocía casi todo de ella y no existía tratamiento alguno. El único tratamiento consistía en una dieta baja en hidratos de carbono y alta en grasas y proteínas; el individuo con diabetes languidecía, bajaba de peso inexorablemente y moría.

¡Pero he aquí que unos investigadores, Charles Best, Frederic Banting y John Richard Maclend estudiaron una sustancia que llamaron Isletina, consiguieron aislarla del páncreas de animales de laboratorio y la aplicaron por primera vez a Leonard Thompson, un joven que vivía con diabetes, el 22 de enero de 1922. Tras recibir las inyecciones de insulina, Thompson mejoró espectacularmente y vivió muchos años

A partir de entonces el mundo del individuo con diabetes cambió, la insulina fue el primer producto que controlaba la diabetes y que salvó y salva innumerables vidas en todo el mundo. Banting y Best recibieron en 1923 el Premio Nobel de la Medicina por este descubrimiento.

Y en los años siguientes, no sólo se encontraron y se han sintetizado nuevas formas de insulina, sino se crearon muchas otras sustancias que tú conoces: sulfonilureas, biguanidas, tiazolidinedionas, inhibidores de las glucosidasas y tantas más, que de una u otra forma permiten que el control de la diabetes sea preciso y que esto permita que tu vida en el 2018 sea la mejor.

Los avances en el diagnóstico y control bioquímico de la diabetes también son espectaculares, y ahora puedes conocer en segundos cuáles son tus niveles de glucosa y en minutos tener un perfil completo de la química de tu organismo.

Pero no sólo eso, ya que los investigadores han podido precisar lo que significa el metabolismo de la glucosa, cómo funciona, cómo se altera y cómo podemos mejorarlo con una alimentación adecuada; ya no vivimos en una época de prohibición en la que están prohibidos tales o cuales alimentos, porque hay expertos nutriólogos que te podrán orientar para que comas sabroso, sano y que controles debidamente tu diabetes.

Junto con la alimentación sana, la actividad física es un componente indispensable para que tengas una calidad de vida óptima, y de acuerdo con tu condición física y tu composición corporal, puedes hacer el ejercicio, el deporte o la actividad física más adecuada, que hará no sólo más resistente, sino que te permitirá disfrutar tu cuerpo.

Por eso, al comenzar este año, te digo una vez más ¡qué bueno que vivimos en el 2018!, qué bueno que contamos con todo lo necesario para vivir plenamente con diabetes, y qué bueno que contamos con la Federación Mexicana de Diabetes A.C., con las Asociaciones de Educadores en Diabetes, con las diversas sociedades de diabetes que pueden orientarnos en todo momento.

Cierto, muy cierto, en diabetes, como en casi todas las cosas que nos rodean, todo tiempo pasado fue peor, gracias a la vida que nos permite disfrutar plenamente este 2018.

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario