¿Qué es la saciedad?
LN ED María Magdalena Sánchez Hirata / Especialista en obesidad y comorbilidades y Coordinadora de Nutrición de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. / Céd Prof: 11643274 / coordinacion.nutricion@fmdiabetes.org

Es común que al terminar de comer escuchemos expresiones como “ya estoy lleno” o “quedé satisfecho”. Estas sensaciones son reacciones de nuestro organismo ante comidas que por lo general suelen ser abundantes.  Pero, te has preguntado ¿porqué a pesar de estar llenos seguimos comiendo?

Para entender como trabaja nuestro cuerpo para controlar la cantidad de alimentos y las razones por las que a pesar de sentirnos llenos no dejamos de comer, primero es importante diferenciar dos momentos:

  • La saciedad durante las comidas. Es la sensación que percibimos cuando consumimos la cantidad máxima de alimentos que tolera nuestro estomago y, por lo tanto, dejamos de comer

  • Por otro lado, la saciedad después de las comidas. Es el tiempo que tardamos sin sentir apetito después de consumir alimentos. Es decir, después del desayuno, por ejemplo, cierta persona tarda hasta 4 horas para tener apetito nuevamente

Para controlar la cantidad de alimentos que comemos, nuestro cerebro y nuestro estómago se mantienen en constante comunicación. Cuando llegan alimentos al estómago, éste manda señales al cerebro con ayuda de algunas sustancias que produce. Estas señales viajan hasta el cerebro para comunicarle que ya hemos consumido suficientes alimentos y que es necesario que dejemos de comer. Entonces el cerebro provoca esta sensación de saciedad inmediata. Pero, así como nosotros tenemos debilidad a ciertas cosas, experiencias o situaciones, nuestro cerebro presenta cierta debilidad ante alimentos ricos en grasas y azúcares por lo que esta señal de saciedad puede tardar un poco más y favorecer un mayor consumo.

No obstante, así como el estomago envía señales de que esta satisfecho, también envía señales de que no tiene alimentos y ya es necesario comer. La saciedad después de las comidas depende de esto, mientras el estomago tenga alimentos y este realizando la digestión no sentiremos hambre, pero cuando quede vacío nuevamente, enviará la señal de apetito.  Esta señal de apetito es más fuerte que las señales de saciedad. Es decir, es más fácil reconocer que tenemos hambre que reconocer que ya estamos llenos, otra de las situaciones por las que podemos llegar a tener excesos de consumo.

Es por eso, que para reajustar estas señales el tratamiento del sobrepeso y obesidad debe ser integral, necesita de un equipo con distintos especialistas, nutriólogos, médicos, psicólogos, etc. Cuando se favorece la pérdida de peso estas señales se van ajustando y el cerebro las reconoce nuevamente.

Recomendaciones para identificar o volver a reconocer las señales de saciedad:

1. Trata de consumir tus alimentos en un tiempo mayor a 20 minutos ya que las señales de saciedad se envían 15 minutos después de iniciar tus comidas. Dale tiempo al cerebro de reaccionar

2. Los alimentos sólidos mantienen la saciedad mayor tiempo, a diferencia de los alimentos líquidos. Una combinación de ambos es lo ideal

3. Recuerda que el cerebro tiene debilidad por grasas y azúcares, así que trata de evitarlas

4. Evita distracciones mientras comes, cuando el cerebro se distrae con la tele o el celular, no puede controlar la cantidad de alimentos que debes consumir

Referencias:

  1. García-Flores C, Martínez Moreno A, Beltrán Miranda C, Zepeda-Salvador A, Solano Santos L. Saciación vs saciedad: reguladores del consumo alimentario. Revista médica de Chile. 2017;145(9):1172-1178. 
  2. Camilleri M. Peripheral Mechanisms in Appetite Regulation. Gastroenterology. 2015;148(6):1219-1233.
  3. van der Klaauw A, Farooqi I. The Hunger Genes: Pathways to Obesity. Cell. 2015;161(1):119-132.
  4. Faulconbridge L, Hayes M. Regulation of Energy Balance and Body Weight by the Brain: A Distributed System Prone to Disruption. Psychiatric Clinics of North America. 2011;34(4):733-745.
Artículos Relacionados
Comments

Déjanos un Comentario