Radiografía de la carne de cerdo

LNC EDC Vanessa A Ubaldo Miranda / Licenciada en Nutrición Certificada por el CMN / Céd Prof: 3022615 / vanenut4@hotmail.com

Cuando pensamos en una alimentación saludable en las personas con diabetes la mayoría de los nutriólogos no consideran incluir la carne de cerdo dentro del plan de alimentación.

Pero la carne de cerdo, ¿es un alimento que no se debe considerar realmente? 

Primero es importante recordar cuáles son los valores recomendados por porción de:

  • Energía (calorías): 300 calorías o menos
  • Grasa saturada: 4 gramos o menos
  • Colesterol: 60 miligramos o menos
  • Sodio: 140 miligramos o menos
  • Relación grasa mono y poliinsaturada / saturada: 70% / entre 30 y 40%

Para conocer un poco más acerca de las características de la carne de cerdo revisemos esta tabla:

Parte del cerdo Energía (calorías)* Proteínas (gramos)* Grasa saturada (gramos) Grasa monoinsaturada (gramos)* Grasa poliinsaturada (gramos)* Colesterol (gramos)* Sodio (mg)**
Caña de lomo fresca 466 22.70 0.80 0.40 0.50 70.80 69.40
Carne magra (pierna) 828 19.80 4.28 5.08 1.08 65.00 82.00
Cecina 1349 13.40 6.00 6.00 4.60 70.00 1100
Costilla (semigrasosa) 1175 17.10 9.30 9.90 2.00 78.00 76.00
Espaldilla 1133 16.20 8.20 9.72 2.12 72.00 63.00
Lomo 465 22.69 0.63 0.90 0.12 70.80 11.36
Patas frescas 1078 22.10 6.50 8.15 1.78 106.00 62.00
Pierna 423 21.71 0.38 0.54 0.07 68.10 11.60
Pulmón 338 14.10 0.96 0.56 0.12 320.00 153.00
Pulpa (espaldilla) 500 20.10 1.80 0.60 1.10 67.30 85.40

Porción de acuerdo al SMAE = 30 gramos

De acuerdo con la tabla anterior, podemos observar que los valores que se encuentran remarcados con algún color y en negritas SÌ CUMPLEN CON EL CRITERIO DE UN ALIMENTO SALUDABLE de acuerdo a Energía, colesterol y sodio. Y la mayoría cumplen con el criterio de contener más grasa buena vs grasa saturada.

La carne de cerdo no es dañina en sí, pero es mejor elegir cortes con mayor proteína como la caña de lomo, lomo, pierna y pulpa de espaldilla. Ahora bien, la conveniencia de consumir cualquier tipo de carne (cerdo, res, pollo, etc) depende de factores como el corte, la forma de cocinar, tiempo de cocción y lugar donde se adquiera.

Todo empieza en el “chiquero”

Es importante mencionar que existen algunos mitos con relación a la carne de cerdo, comenzando con el “chiquero” donde viven, lo cual significaría que su carne está llena de bacterias.

Actualmente, los porcicultores en México cuentan con sistemas tecnificados de producción equiparables a los que existen en Estados Unidos y Canadá y la Comunidad Económica Europea por lo que la carne de cerdo tiene un proceso higiénico.

También existe el mito de los cisticercos, pero estos parásitos también se pueden adquirir por consumir frutas y verduras sin desinfectar. La mejor forma de evitar los ciscicercosis (la cisticercosis es una infección causada por los estados larvarios de la Taenia solium, después de que una persona ingiere los huevos. Las larvas se adhieren a tejidos como los músculos y el cerebro) es cocinar bien la carne antes de consumirla.

Tal como sucede con otras carnes (res, pollo, pescado, etc), la carne de cerdo puede formar parte de un plan de alimentación, la idea es alternar el tipo de proteína animal para aprovechar las distintas vitaminas y minerales que cada tipo contiene en específico.

¡Consulta a tu nutriólogo para formar el plan ideal para ti y tú familia!

Así que pierde el miedo a consumir carne de cerdo, es muy buena proteína, nada más no abuses de los cortes altos de grasa como las vísceras o la cecina por ejemplo.

Referencia:

  • Muñoz de Chávez, M., “Composición de alimentos”, Segunda Edición. Edición Internacional. McGrraw Hill. México, 2010. 106 – 109 pp.
Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario