Desde el consultorio para tu salud

Ser justo con uno mismo

Dr. Marco A. Villalvazo Molho

Médico General Certificado Educador en Diabetes Certificado  Expresidente del Consejo Nacional de Educadores en Diabetes, A.C.

Ser justo con uno mismo

Como cada día le costaba más trabajo caminar, sencillamente se fue moviendo menos. Tanto trabajo le costaba moverse que los matrimonios los realizaba en su despacho para no tener que trasladarse al salón de actos y todo lo que necesitaba se lo pedía a su secretaria. Llegó el momento de no poder ir caminando al baño para orinar, lo hacía en un frasco que tenía siempre en el cajón grande de su escritorio, encima del cual había permanentemente una gran caja de galletas con chispas de chocolate. Sólo caminaba la corta distancia de donde dejaba su automóvil a su oficina y lo mismo cuando se retiraba del trabajo.

Iniciamos con mucho esfuerzo, pero con más éxito el programa para ayudarlo a romper su adicción a los chocolates y a las galletas. Como don Rodolfo no podía hacer ningún ejercicio debido a su obesidad y al dolor de sus rodillas, decidimos no incrementar su actividad física sino disminuir su inactividad, utilizando el teléfono exclusivamente para contestar las llamadas del exterior y, a partir de ese momento, siempre que necesita algún papel o un escrito, en vez de pedírselo a su secretaria él va por lo que necesita. Para hablar con alguien se desplaza a la oficina de esa persona, además de visitar frecuentemente el baño y, por supuesto, ningún matrimonio se realiza en su oficina.

El frasco donde orinaba es ahora un bonito florero que adorna su escritorio, donde ahora siempre hay un plato que contiene rebanadas finamente cortadas de apio, pepino y zanahoria en lugar de la gran caja de galletas con chispas de chocolate. En la actualidad pesa 99 kilogramos, su presión arterial y su glucosa están controladas y casi no recuerda cómo le dolían las rodillas.

Es ahora el juez más activo del juzgado pues camina diariamente 30 minutos antes de llegar al trabajo y dejó de traer en la bolsa de su camisa esos chocolates, al tiempo que descubrió lo exquisitas que saben las frutas y los vegetales. Se refiere a sí mismo como el juez que recuperó su libertad y su salud al ser justo consigo mismo

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario