¡sobrevive a la cuesta de enero!

 Lic Yanelli Morales Carrillo  /  Recursos Humanos-Unilever México  / Céd Pof: 09651603  /  yanelli_mc@hotmail.com

Seguramente has escuchado sobre la temida cuesta de enero, pero ¿sabes qué es? Básicamente es la acumulación de deudas y pagos pendientes. Sobre todo ahora que es tan frecuente encontrar “ofertas y promociones” que incitan a comprar con sus famosas frases “llévatelo ahora y paga dentro de 3 meses”.

Las deudas se acumulan por el manejo inadecuado de nuestras finanzas personales. El inicio de año trae importantes pagos que se pueden complicar, dando un fuerte golpe a nuestra cartera porque vienen justo después de la temporada con más gastos y consumo; si nos excedimos en ello, podríamos meternos en una delicada situación económica.

Recomendaciones para pasar la cuesta de enero “como si nada”

El inicio de año puede ser como cualquier otra época si tú así te lo propones, la clave es administrar tus ingresos decembrinos con inteligencia.

En diciembre, el ingreso familiar promedio incrementa con pagos adicionales (por ejemplo, el aguinaldo), con esto el consumo familiar también incrementa, nos confiamos y tenemos reuniones, regalos, vacaciones, etc.; ¡Ojo! No está mal “darte gustitos”, el error es destinar todo o la mayoría de tus ingresos en éstos, olvidando rubros que mejoran las finanzas personales, como son el pago de deudas y el ahorro.

Es buen momento para analizar gastos que pudieron evitarse en esta temporada; esto no cambiará las decisiones tomadas, pero sin duda, puede mejorar el panorama hacia adelante.

¡No te preocupes, mejor ocúpate! Planea lo que harás para salir de la dificultad. Aquí tienes algunas recomendaciones para sobrevivir a la cuesta de enero.

Presupuesto.

Lo ingresos decembrinos pueden generar sensación de disponibilidad económica y, ante el bombardeo publicitario, corres el riesgo de gastarlo todo. Actualmente, la tecnología ofrece aplicaciones para el control presupuestal fácilmente desde nuestro smartphone, o si lo prefieres manéjalo con lápiz y papel; lo importante es aprovechar las herramientas que van con cada quien. Considera al menos 10% de tu ingreso mensual en el rubro de ahorro.

Gastos Innecesarios.

Reduce gastos que no son necesarios ni urgentes. Evita “gastos hormiga” (comprar dulces o botanas) y “gastos emocionales” (productos y servicios adquiridos por antojo momentáneo). Si ves una oferta, pregúntate si puedes seguir viviendo sin esto y, si es así, ¡evita comprarlo!

Meses sin intereses.

Usa este esquema únicamente para comprar bienes duraderos, cuyos beneficios se prolonguen más allá de la deuda.

Capacidad de endeudamiento.

Si adquieres alguna deuda, cuida que los pagos mensuales para cubrirla no sean mayores al 30% de tu ingreso mensual total disponible y no pagues sólo el mínimo porque estarías cubriendo únicamente la parte de intereses sin aportar al capital.

Cambios de acreedor.

Si tienes una deuda con intereses muy altos, liquida esa deuda y, si es necesario, cambia por otro acreedor con mejores condiciones (menos costosas o más llevaderas).

Deshacerse de lo que no es útil.

Puedes vender obsequios que no te gustaron o cosas que ya tenías y no son útiles. Hay sitios de Internet que pueden ser de gran ayuda para obtener algo de dinero extra.

Anticípate.

A partir de ahora, planifica y separa cierta cantidad de dinero cada mes, así cuando llegue nuevamente el fin de año no tendrás tropiezos económicos. Presta atención a esta parte para que no afectes tus metas financieras ahora que el año está comenzando.

Haz bien tus cuentas y ten disciplina al comprar. Para muchos, enero es una cuesta empinada y difícil de subir, afortunadamente, con los consejos anteriores, ¡tú puedes convertir esa época en una cómoda bajada, cuida tus finanzas!