¡Sonrisas sanas! Cuida la boca de tus hijos

Mtra Verónica Espinosa López / Cirujana Dentista, Educadora en Diabetes y Nutrición Clínica / Céd Prof: 10144073 / vero_1371@hotmail.com

Vivir con diabetes puede no sólo ser un reto cotidiano sino implicar un deterioro en el cuerpo, por ello aumenta el riesgo de presentar algunas complicaciones. Algunas de ellas pueden ser en la boca y provocar enfermedades dentales que se manifiestan en algunos casos de forma espontánea.

La buena noticia es que para controlar este tipo de enfermedades sólo es necesario tener en control la glucosa en sangre, cepillarse de forma adecuada, usar el hilo dental y asistir por lo menos dos veces al año al dentista. Aplicando regularmente estas medidas se reduce la posibilidad de desarrollar problemas bucales relacionados con la diabetes.

Algunos de los problemas relacionados con esta condición son:

  • Enfermedades de las encías: el sangrado podría ser un síntoma prematuro de una enfermedad de las encías y si este se llega a agravar puede lesionar hasta legar al hueso, ocasionando la pérdida prematura de dientes. Se puede revertir con cepillado, usando hilo dental y llevando una dieta equilibrada. Existen estudios que indican que si se mantiene la inflamación de las encías se pueden descontrolar los niveles de glucosa en sangre.

  • Boca seca: algunos estudios nos indican que las personas que viven con diabetes producen menos saliva, dando la sensación de resequedad bucal o mucha sed. Este síntoma puede ser ocasionado por como efecto secundario de los medicamentos o el descontrol de la glucosa; para combatir este síntoma se recomienda tomar agua simple o comer alimentos crujientes y saludables para que fluya la saliva.

  • Cambios en el gusto:  los sabores pueden verse modificados y no ser tan agradables como se recordaban antes (debido a la resequedad de la boca), evita adicionar tus alimentos con altas cantidades de azúcar o sal esperando darles un mejor sabor, si esta sensación persiste visita a tu dentista.

  • Infecciones: vivir con diabetes afecta tu sistema inmunológico, haciendo más vulnerable el cuerpo a las infecciones. Por este motivo se tiende a desarrollar hongos bucales mejor conocidos como aftas; evita llevarte las manos a la boca si las tienes sucias o introducir objetos sucios como lápices, crayones, plumones o juguetes.

  • Curación lenta: el control de la glucosa está directamente relacionado con el proceso de cicatrización cuando se vive con diabetes, las heridas (no sólo de la boca) se recuperan de forma más lenta y demoran inclusive el doble de tiempo en cicatrizar.

El método para cuidar de los dientes y prevenir los problemas asociados con la diabetes es mantener buenos hábitos de higiene desde edades tempranas, pues les proporcionará a los niños(as) beneficios para toda su vida.

Tenemos que pensar que esta tarea de la higiene dental es divertida, fomentar el uso del cepillo, la pasta y el hilo dental.

Ayuda a proteger sus dientes y encías de los niños(as) y con ello reduce riesgos de enfermedades, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Cepillarse los dientes al menos 3 veces al día utilizando pasta de dientes fluorada
  • Utilizar el hilo dental al menos una vez al día
  • Utilizar un enjuague bucal al menos una vez al día antes o después de cepillarse los dientes
  • Elegir una dieta balanceada evitando los azucares refinados, así como evitar alimentos entre las comidas. Y de ser necesario volver a cepillarse los dientes
  • En niños(as) y adolescentes utilizar productos dentales que contengan flúor
  • Verificar que el niño consuma sal adicionada con flúor en cantidades adecuadas, así como agua natural fluorada
  • Asistir a revisiones dentales con el odontólogo por lo menos cada 6 meses

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario