Vivir con diabetes no es un  impedimento

Ricardo Mondragón / Cofundador en PAANDA / Tw: @Ricardomond; Fb: PAANDA.DT1

Esta es la historia de Saida; cuando ella tenía 1 año y 4 meses de edad tuvimos que llevarla de emergencia al hospital, por lo que después supimos fue una cetoacidosis diabética, ocasionada por la ya presente diabetes tipo 1.

Después de consultar información durante varios meses pudimos conocer y entender más sobre un tema que nunca habíamos escuchado. Descubrimos mejores alternativas de tratamiento para este nuevo estilo de vida que llegó para quedarse y revolucionar la vida de Sai y nuestra familia.

Los primeros meses después del diagnóstico fueron complejos, pues nos tocó adaptar nuestra dinámica familiar a los requerimientos de vivir y convivir con DT1; fue gracias a la paciencia, trabajo en equipo, aprendizaje, errores y disciplina (sobre todo disciplina) que nos pudimos ir adaptando.

Cuando llegó el momento de que Saida entrara a la escuela, fue el primer gran reto fuera de casa, pues entraría a un lugar donde no podríamos tener control completo de lo que pudiera pasar. ¡Estábamos listos! Ya teníamos las bases para transmitir todo lo referente a DT1 en su escuela y poder hacer equipo con sus maestros y compañeros.

Además de eso, la DT1 nos ha permitido conocer nuevas cosas respecto al funcionamiento de nuestro cuerpo y el impacto que puede ocasionar una mala decisión en nuestra salud (vivamos o no con diabetes).

También hemos tenido la oportunidad de compartir un poco del conocimiento que hemos adquirido sobre el tema, ya que en ocasiones, familiares o amigos (que tienen contacto con la diabetes), al ver el buen estilo de vida de Sai, han acudido a nosotros para solventar algunas dudas, pedir consejos, referencias a lugares o información confiable. Incluso, un par de ocasiones, Sai y su mamá han dado pequeños talleres sobre DT1 a su familia cercana.

Por otro lado, el estar en constante contacto con la diabetes nos ha llevado a querer hacer más, no sólo por Saida, si no por toda la comunidad de DT1; es por eso que participamos en un movimiento nacional llamado “Por una sola voz en la diabetes tipo 1” el cual busca incidir en políticas públicas que favorezcan la atención integral y tratamiento apropiado a las personas que viven con diabetes tipo 1 en México; en dicho programa hemos conocido a personas extraordinarias.

Hoy Saida está próxima a cumplir 7 años y lleva una vida llena de risas, juegos y aprendizaje; le va muy bien en sus actividades escolares, práctica natación una vez a la semana, aprende a tocar el teclado, le gusta patinar y hacer parkour. ¡En general es una niña latosa y muy feliz! 

#YoSoySai

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario