Diabetes… ¿Oportunidad de vida?

Autora: Lic Psic Berenice Tovar Saavedra
Ced. Prof. 5236449  /  beretustratovar@gmail.com. /  Cel. (55) 2963 7462

La diabetes es una condición que actualmente ha ido ganando terreno en la vida cotidiana de las personas; el INEGI reporta que en 2019 es la segunda causa de muerte a nivel nacional y la Secretará de Salud refiere que cada vez se extiende más el rango de edad que se ve afectado, oscila entre los 20 y los 69 años. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona que el manejo inicial de la Diabetes tipo 2 se realizará con medidas no farmacológicas pero sí de manera estricta por lo menos en un periodo de seis meses, siendo este tratamiento un plan de alimentación que incluya los nutrimentos apropiados para la edad, el peso, las actividades, los gustos, y el estilo de vida de la persona; control de peso y actividad física adecuados a la edad y posibilidades del paciente; así como el monitoreo constante de los niveles de glucosa en el organismo. Además de estas alternativas, se recomienda psicoeducación y un manejo emocional del estrés, ya que el mismo hecho de recibir un diagnóstico que atenta contra la salud influye en el estado de ánimo y éste a su vez en la respuesta 

orgánica a la hiperglucemia (niveles altos de glucosa en sangre).

México tiene una de las gastronomías más ricas y variadas del mundo, arraigada a nuestros valores y costumbres. Por ello es importante mencionar que es necesario hacer cambios en los hábitos alimenticios y en la actividad física; puede ser que se presente una resistencia inicial por parte de las personas recién diagnósticadas, “de algo me he de morir”, “me quieren matar de hambre”, “me quitaron todo lo que me gusta”, son algunas de las exclamaciones que se escuchan al recibir una dieta balanceada y una rutina de ejercicios. Sin embargo, es importante conocer todos los beneficios al cuidar integramente nuestra salud, como:

  • Disminuir peso
  • Estabilizar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre
  • Evitar problemas cardiovasculares
  • Mejorar la capacidad de oxigenación al organismo
  • Evitar la resistencia a la insulina Mejor manejo de estrés
  • Mejorar la calidad de vida

Cuando algún miembro de la familia es diagnosticado con DT2 hay una serie de emociones que se viven, en lo particular y en familia; enojo, tristeza, miedo, desesperanza, entre otras. En este momento puede resultar complicado aceptar a esta condición de manera responsable; lejos de ser una “tortura”, es una gran oportunidad para atender las necesidades de nuestro organismo y mejorar la calidad de vida. Corresponde a la familia ser empática, informarse, estudiar, conocer qué es la DT2 y participar de manera activa en el trata-miento de su familiar, compartiendo las rutinas de ejercicio y poco a poco ir adquiriendo un nuevo y mejor estilo de vida que beneficiará a toda la familia. 

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario